Cada proyecto web tiene sus propias características y necesidades, siendo importante conocerlas antes de tomar la decisión de elegir el servicio de alojamiento a contratar. Si está en tus planes el desarrollo de una web propia, necesitas entender a la perfección qué es un hosting y los tipos que existen, de modo que puedas seleccionar la opción de hospedaje más apropiada para tu proyecto.

Un buen hosting será fundamental para el adecuado funcionamiento del sitio web, pues tiene influencia en asuntos como la velocidad de carga, el rendimiento de la misma o su nivel de seguridad y, como consecuencia, afectará directamente al posicionamiento en los diferentes motores de búsqueda. Es imprescindible utilizar servicios fiables de hosting web y con reconocimiento en el mercado como el que provee Webempresa a sus más de sesenta mil clientes.

¿Qué es un hosting web?

El término hosting se refiere al espacio de almacenamiento físico que se arrienda en un determinado servidor en el cual se encuentra guardada toda la información relacionada con un sitio web, permitiendo que la misma sea visible al resto de usuarios de internet. Este servicio es entregado por proveedores de hosting y existen diferentes tipos.

Básicamente, el hosting funciona de la misma forma en que lo hace una memoria USB o disco externo, guardado todos los documentos y archivos que componen un sitio web. Como una carpeta, cuando un usuario accede al sitio, el servidor se encargará de mostrar los datos almacenados al usuario que así lo requiere, permitiendo la visualización del sitio.

Tipos de hosting disponibles

En el mercado se ofrecen diferentes tipos de hosting web, los cuales se encargan de cubrir diferentes necesidades que varían en función del proyecto que estemos manejando. Los cuatro tipos más conocidos son los siguientes:

Compartido

También conocido como Shared Hosting. En este tipo de hosting se almacenan varios sitios web desde un mismo servidor, por lo que todos los clientes de un mismo proveedor comparten recursos como el propio servidor, la CPU, el procesador, la memoria RAM, el ancho de banda y la tasa de transferencia mensual, lo cual tiene como ventaja que resulta ser el tipo de alojamiento bastante más económico.

VPS

Un Hosting Privado Virtual (VPS) se trata de un servidor físico que se encuentra fragmentado de forma virtual, por lo que cada uno de los sitios web funciona de forma independiente, sin necesidad de compartir los recursos, por lo que la velocidad de carga y el rendimiento de la web no se ven afectados como sí sucede con el tipo anterior.

Servidor dedicado

Como su nombre indica, se trata de un servidor exclusivo para ser utilizado por un solo cliente a la vez, por lo que tiene la capacidad de adaptarse a las necesidades específicas de cada proyecto, sin afectar al rendimiento del sitio por el volumen de tráfico y garantizando el funcionamiento óptimo de la página web.

Hosting en la nube

El Cloud Hosting se refiere a un tipo de almacenamiento repartido en varios servidores en la nube que se encuentran interconectados, por lo que si uno llega a fallar, el resto se encuentra en capacidad de compensar la pérdida de recursos, ajustándose a las necesidades del proyecto en tiempo real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: